Areitz Soroa Baserri Eskola
Areitz Soroa Baserri Eskola

Aves y cerezas

Mirlo común (Turdus merula) alimentándose de cerezas

Los que tenemos frutales quizá apreciemos a las cerezas por encima de las demás frutas. Son una fruta temprana, cuyo desarrollo es muy rápido. Refrescante y con muchas vitaminas, las cerezas tienen un atractivo especial.

 

Pero ese atractivo también lo es para las aves. Sobre todo para algunas de ellas.

En este pequeño resumen queremos plasmar las observaciones que venimos haciendo en nuestro vergel sobre las aves que se alimentan de las cerezas.

 

De entrada hay que saber que los frutos de color rojo resultan especialmente atrayentes para las aves. La época en la que las cerezas maduran coincide con la época de cría de muchas avecillas, por lo que son una fuente de alimento para sus pollos. Pero también son alimento para los ejemplares adultos y jóvenes.

 

Según nuestras observaciones estas son las principales aves que se alimentan de cerezas en nuestro entorno: mirlo común (Turdus merula), corneja negra (Corvus corone), arrendajo (Garrulus glandarius), pico carpintero (Dendrocopos major), curruca capirotada (Sylvia atricapilla) y camachuelo (Pyrrhula pyrrhula).

Otras como el zorzal común (Turdus philomelos) y el herrerillo común (Parus caeruleus) son visitantes más puntuales, por lo menos en nuestro vergel.

Curruca capirotada hembra (Sylvia atricapilla) picoteando una cereza.

La curruca capirotada (Sylvia atricapilla) picotea muchas cerezas, ya que visita constantemente nuestros árboles. No las arranca y vuelve a menudo a acabar la cereza empezada en anteriores visitas. Causa menos daños que el mirlo común.

Ejemplar hembra de camachuelo devorando cerezas (Pyrrhula pyrrhula).

El camachuelo (Pyrrhula pyrrhula) no es un visitante asiduo de nuestro cerezos, además de acabar completamente la cereza que empieza, gracias a su potente pico.

Ejemplar macho de camachelo.
Pico carpintero (Dendrocopos major) arrancando una cereza para llevarla a un picadero donde poder comerla tranquilamente

El pico carpintero (Dendrocopos major) también se alimentan de cerezas. Desde antes de que estén maduras, en el mes de mayo y hasta junio que maduran.
El proceder que hemos observado es el siguiente: habitualmente arrancan una cereza del pedúnculo y se la llevan a un posadero cercano donde la insertan en una grieta y la pican hasta comerla completamente. Así mismo, también pueden picotearla y comerla entera en el propio árbol si es que la disposición de la cereza se lo permite. No obstante este último comportamiento lo hemos observado sólo en ejemplares jóvenes, los cuales se pasan largo tiempo picoteando la cereza y mirándola como si no estarían a gusto. Pensamos que con la edad adquieren la destreza de llevarla a un posadero para picotearla con mayor eficacia.
Lo que no hace es picotear y no acabar la cereza. Si no es molestado la acaba entera.
La frecuencia de acceso al cerezo para arrancar un fruto y comerlo es de entre 10 y 20 minutos.
Por lo tanto los daños no son muy importantes. Además no se observan más de un ejemplar a la vez, alternándose el macho y la hembra. Las horas de mayor actividad son a primera hora de la mañana y de la tarde y a última hora de la tarde.

Arrendajo (Garrulus glandarius) llevándose una cereza semi madura
Juvenil de mirlo común (Turdus merula) alimentándose de cerezas en el suelo.

   El arrendajo (Garrulus glandarius) es un ave muy inteligente. Cuando está comiendo en el cerezo es extremadamente silencioso y vigila constantemente.

También he podido comprobar que si sospecha que hay algún peligro, coje la cereza rápidamente y se la lleva a un lugar más seguro para comerla allí.

Este ave, que en principio parece que tiene que causar grandes daños en los cerezos, no es tan perjudiucial para la cosecha de cerezas como lo pueden ser los mirlos comunes. Esta afirmación se basa en que mientras el arrendajo come completamente cada una de las cerezas que arranca, el mirlo común picotea muchas, pero sin acabar completamente casi ninguna. Además, en su picotear frenético, tira al suelo muchas de ellas, algunas de las cuales pueden ser aprovechadas por los ejemplares jóvenes de esta especie.

 

El mirlo común (Turdus merula) es mucho más alocado y mucho menos receloso.

El herrerillo común es un visitante puntual de nuestros cerezos.
Ejemplar de corneja negra (Corvus corone) asegurándose de no tener peligros cercanos antes de devorar algunas cerezas.
Otro visitante puntual es el zorzal común (Turdus philomelos).
NUEVOS VIDEOS! BIDEO BERRIAK !!
¡NOVEDADES! TODO SOBRE LA AVISPA ASIÁTICA.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Ion Y Roberto Colino SC , Areitz Soroa