Areitz Soroa Baserri Eskola
Areitz Soroa Baserri Eskola

Avispa asiática en Galdames

La avispa asiática  (Vespa velutina) es una especie invasora de avispa, originaria de Asia. Se detectó en el sur de Francia en el año 2004, posiblemente debido a que fue traída de manera incontrolada en mercancías provenientes de su zona de origen.

 

Es una avispa que se alimenta de frutos e insectos, con especial énfasis sobre las abejas de la miel (Apis melifera).

 

Hay que dejar claro que muchas avispas se alimentan de abejas y otros insectos. La diferencia con esta especie estriba en que la intensidad de los ataques es mucho mayor en la avispa asiática. Se han observado ataques durante todo el día desde junio a diciembre. El modo de ataque es al acecho en las proximidades de las colmenas, cuando las abejas vuelven del pecoreo cargadas de néctar y polen.

 

En Asia, donde abejas y avispas asiáticas conviven, las abejas se defienden atrapando a la avispa y formando una especie de bola a su alrededor, de manera que aumenta la temperatura del interior de la pelota hasta unos 45 º de modo que la avispa muere. En Francia también se han observado comportamientos parecidos, por lo que es de esperar que aquí también suceda lo mismo.

 

La preocupación es lógica debido a que estamos en las primeras fases del asentamiento en nuestra zona. La agresividad con respecto a las personas de la avispa asiática no es muy elevada, por lo que hay que estar tranquilos en este aspecto.

 

Muchas personas, al observar al avispón europeo (Vespa cabro) creen que es la avispa asiática, por lo que vamos a comentar las diferencias morfológicas (ver tabla adjunta) que son muy aparentes, por lo que una vez conocidas no cabe la menor duda en la identificación.

 

El ciclo de vida de esta avispa es el siguiente:

 

En febrero y marzo las madres fundadoras salen de su hibernación. En el otoño anterior fueron fecundadas por los machos, por lo que están preparadas para poner los huevos. Las nuevas reinas se alimentan y buscan un lugar para crear su nido, generalmente a baja altura. En abril y mayo se inicia la puesta en el nido primario que cada una ha construido.

Con el nacimiento de las obreras el nido se puede trasladar a mayor altura (más de 10 metros) y se amplía. La reina se centra en la puesta y las obreras realizarán los trabajos de construcción, pecorea, crianza, etc. La búsqueda de alimentos se hace mayor, de manera que por el verano la colonia puede tener una media de 10.000 celdillas y 12.000 individuos.

 

Es ahora cuando los ataques a las colmenas de abejas se hacen más serios, cuando la colonia necesita proteína para dar de comer a su cría. La avispa se alimenta de abejas (además de otros insectos), apostándose en vuelo estático delante de la piquera de la colmena, atacando a las pecoreadoras que regresan del campo cansadas.

Cuando las colonias de abejas son pequeñas, las avispas pueden asaltarlas masivamente, entrando en su interior para alimentarse de su cría y de su miel. La colmena puede sucumbir al ataque.

En septiembre los machos se aparean con las nuevas reinas fundadoras, fecundándolas. El nido empieza a declinar. En invierno, las nuevas reinas fundadoras dejan el avispero para hibernar aisladamente. Las avispas obreras y la antigua reina mueren. El nido se abandona y no volverá a reutilizarse al año siguiente.

 

Si algún@ de vosotros observa algún ejemplar de avispa asiática por favor comunicárnoslo, para ir viendo su expansión y poder aplicar medidas para su control. Sacar una fotografía ayudará ante dudas de identificación.

 

 

Más información interesante sobre trampas y caza de la avispa asiática con métodos caseros aquí.

 

Seguidamente adjuntamos una monografía detallada con abundante información taxonómica, ciclo vital, métodos de control, y otros muchos datos de interés.

 

http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/publicaciones/estrategia_vespavelutina_tcm7-380503.pdf

 

 

Detalles de comportamiento y seguimiento de la avispa asiática en Galdames (Bizkaia).

La avispa asiática es capaz de esperar cernida junto a la entrada de la colmena de abejas de la miel durante largo rato, como el caso de este ejemplar, hasta que una abeja se atreve a entrar, momento en el que se avalanza sobre ella. El porcentaje de ataques exitosos es muy elevado (más del 70 %).

Una vez atrapada la presa (en este caso un ejemplar de abeja de la miel), la avispa asiática se cuelga de una ramita cercana y procede a cortar el cuerpo de la abeja, aprovechando únicamente el tórax, el cual lo transporta a la colmena para alimento de las larvas.

Restos del cuerpo de una abeja tras ser atacada por una avispa asiática.

Octubre 2014. Ejemplar de avispa asiática alimentándose del néctar de las flores de hiedra canaria (Hedera canariensis). Hemos observado la presencia de Vespa velutina junto con otras especies de insectos, sin que estos sean atacados. Es la primera vez que constatamos la presencia de Vespa velutina en las flores de la hiedra canaria.

Octubre 2014. Ejemplar de Vespa velutina compartiendo "mesa" en las inflorescencias de la hiedra canaria (Hedera canariensis) con otras especies de insectos, en este caso un ejemplar de Lucilia sp.

Octubre 2014. Observamos cómo Vespa velutina también se alimenta de una pera que todavía cuelga de uno de nuestros perales.

Octubre 2014. Observamos como un ejemplar de Vespa crabro (avispón europeo) expulsa a un ejemplar de avispa asiática (Vespa velutina) de su fuente de alimentación, en este caso una pera.

Noviembre 2014. Observamos ejemplares de avispa asiática (Vespa velutina) alimentándose de frutos de kaki muy maduros.

Nido de avispa asiática localizado en el bario del Alisal de Sopuerta (Bizkaia).  Son del tamaño de un balón y hechos en papel. Tienen forma esférica o romboidal y son construidos generalmente en los árboles, siempre a más de diez metros de altura. En ocasiones pueden aparecer en la parte más alta de las edificaciones. Son de color marrón o crema y cuando alcanzan su máximo desarrollo pueden medir unos 50 centímetros de ancho 80 de alto. Fotografía cedida por Juan Madrazo.

Mayo 2015. avispa asiática alimentándose en las flores de Ceonothus.

Mayo 2015. Avispa asiática alimentándose en las flores de Cotoneaster horizontalis. Tanto el Cotoneaster horizontalis como el Ceonothus de la fotio anterior son reputadas plantas atrayentes de abejas.

Noviembre 2015. La hiedra canaria (Hedera canariensis) está en flor por estas fechas. Si el año pasado el número de avispas asiáticas que acudían a alimentarse de su polen era alto, este año es exagerado. Además se ha notado una disminución notable de otras especies de insectos que el año anterior se alimentaban del néctar junto con las avispas asiáticas. Hay menos moscas, menos sírfidos, menos mariposas y ninguna abeja.

Por curiosidad hemos abierto las colmenas, y hemos constatado que las abejas están en su interior, como con miedo a salir. Ejemplares de avispa asiática no paran de acecharlas en el exterior de la colmena. Nuestra preocupación es la siguiente: si permanecen en el interior de las colmenas, se estarán alimentando de sus reservas de miel. ¿Cómo lo harán en invierno con menos reservas y poca floración donde acudir?. Y si el invierno viene riguroso todavía peor.

Por último, también hemos constatado que las avispas asiáticas acuden en masa a alimentarse de las manzanas caídas que han sido aplastadas por el tractor, así como a los últimos higos que quedan.

Noviembre 2015. Fotografía de un nido de avispa asiática localizado en el barrio Jarralta de Sopuerta (Bizkaia), todavía activo en estas fechas, quizá favorecido por el buen tiempo. El número de nidos que se descubren en otoño es muy alto ya que al caer las hojas de los árboles caducifolios quedan al descubierto.

La entrada de los nidos de avispa asiática es LATERAL Y NO POR DEBAJO como los nidos de avispón europeo (Vespa crabro). 

En Bizkaia, al ver uno de estos nidos hay que avisar al 112. Los bomberos acuden y si les es factible, proceden a poner un veneno en el interior. Si no pueden acceder, dan aviso a Base Gorria, que por cierto se encuentran desbordados, los cuales acudirán cuando les sea posible, para otras actuaciones, que pueden ser volar los nidos a tiros.

Hay que tener cuidado con ambos sistemas, ya que el empleo de venenos puede acabar difundiéndolos por el ecosistema, afectando a otras especies con el consiguiente perjuicio. En el caso de emplear los disparos, hay opiniones que dicen demostrar la inoperancia de este método, ya que favorece la dispersión de la especie.

Urge el encontrar un atrayente específico con el cual controlar esta especie. En Francia se está investigando con una planta carnívora que parece emite una sustancia que las atrae fuertemente.

22 Abril 2016.

 

Observado el primer ejemplar de la temporada volando sobre las flores del jazmín, sin posarse en ellas.

18 Septiembre 2016.

 

Los datos que aportamos hasta esta fecha son los siguientes: de dos colmenas de abeja de la miel que teníamos hasta el año pasado no queda ninguna. En todo lo que llevamos de año 2016, no hemos observado ningún ejemplar de abeja melífera en nuestras flores tanto en herbáceas como en frutales. La cosecha de cereza ha sido pobre, pero en cambio, la cosecha de ciruela ha sido impresionante. Con estos datos, a primera vista no parece tan evidente el papel decisivo que la abeja de la miel juega en la polinización de ciertas especies frutícolas. Puede que existan otros insectos con gran importancia en la polinización. Pero para poder asegurarnos, hemos de seguir la evolución de las cosechas en años venideros.

Lo que sí es una certeza es que el daño a las poblaciones de abeja de la miel es muy grande.

Otro dato nuevo en nuestras observaciones de los hábitos alimentíceos de la avispa asiática es lo fuertemente atraídas que están hacia la uva cuando está casi madura. En una semana hemos perdido más del 70 % de la cosecha total.

Aún existiendo otros frutos maduros a la vez y en lugares próximos, han elegido la uva. En uno de los vídeos grabados podemos observar que con sus mandíbulas intentan morder los granos de uva, consiguiéndolo sólo en aquellos que presentan un grado de madurez adecuado. Una vez perforado, succionan los jugos pero no pasan mucho tiempo en él, sino que vuelan en busca de otro nuevo grano. Otros ejemplares vuelven a este grano, pero es raro ver granos completamente comidos. Al de unos días, los granos dañados se secan completamente, mostrando el aspecto de la fotografía inferior.

Una vez más, urge tomar medidas eficaces, contundentes y específicas contra este insecto invasor. Y no vemos una salida mejor que lograr sintetizar una feromona específica que sólo atraiga a esta especie, para poder capturarla sólo a ella, sin dañar a los demás insectos autóctonos.

 

Para poder ver como actúa sobre la uva, se puede ver el siguiente vídeo en nuestro canal de vimeo:

https://vimeo.com/183217555

 

Por nuestra parte seguiremos recabando información de campo en nuestro vergel.

 

15 noviembre 2016

 

La presencia de avispa asiática en las flores de hiedra es masiva. No observamos presencia alguna de abeja de la miel. En días soleados hay más cantidad, pero en días frios y nublados e incluso con lluvia moderada, también están presentes en las flores de la hiedra.

Observo dos comportamientos muy diferentes entre las avispas asiáticas que visitan las flores de la hiedra canaria. Por un lado ejemplares como el de la fotografía, con movimientos tranquilos, que se dedican a recorrer las inflorescencias y alimentarse de polen y nectar. Estos ejemplares no se inmutan ante la cercanía de posibles presas, como esta mosca que está a pocos milímeros de la avispa y no huye.
Por otro lado, hay ejemplares que no paran de volar entre las inflorescencias, con rápidos movimientos, que se avalanzan sobre cualquier insecto de tamaño medio que vean. Estos ejemplares también se avalanzan sobre otros individuos de avispa asiática, pero no las atacan, a lo sumo pueden perseguirse unos segundos; yo creo que debido a su actitud beligerante su primer instinto es atacar a todo lo que ven que se parezca a una posible presa. Ante estops ejemplares tan activos, los posibles presas huyen en cuanto detectan su presencia.

Entre las presas que he podido observar, figuran moscas de tamaño medio y el género de sírfido Eristalis sp. tal y como se puede observar en las siguientes fotografías.

La avispa asiática se atreve a atacar hasta a los abejorros grandes (Bombus sp.) que acuden a alimentarse a las flores de la hiedra canaria. No lo consiguen debido al tamaño del abejorro, pero intentan morderle con sus mandíbulas como se puede ver en la fotografía.

También hemos comprobado como las telas de araña construidas en el aire no son capaces de atrapar a la avispa asiática.

Este ejemplar de avispa asiática se ha pegado en la tela de araña pero logra soltarse sin mayores problemas.

Diferencias visuales entre el avispón europeo y la avispa asiática.

Avispón europeo       (Vespa crabro)

Alas traslúcidas.

Parte superior de la cabeza rojiza.

Parte final de las patas marrones.

Parte superior tórax marrón.

La mayoría de los segmentos abdominales son amarillos.

 

 

Avispa asiática         (Vespa velutina)

Alas oscuras.

Parte superior de la cabeza negra.

Partes finales de las patas amarillas.

Parte superior del tórax negra.

La mayoría de los segmentos abdominales son negros. Último segmento abdominal oscuro. Cuarto segmento abdominal amarillo. Línea amarilla fina entre primer y segundo segmento abdominal.

 

 

NUEVOS VIDEOS! BIDEO BERRIAK !!
¡NOVEDADES! TODO SOBRE LA AVISPA ASIÁTICA.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Ion Y Roberto Colino SC , Areitz Soroa