Areitz Soroa Baserri Eskola
Areitz Soroa Baserri Eskola

Aves de Galdames

Observaciones del mes: diciembre 2015

Las urracas nos visitan poco y a finales del otoño. Pero parece que saben a qué vienen ya que hoy no han parado de atrapar grillos.

Una vez más las cornejas negras metiéndose con el ratonero común. Pocos son los meses en los que les hemos observado cerca unos de otros sin pelearse.

El ratonero común en acción. ¡Me fascina!. La sensación que tengo al sacar estas fotografías de acción es indescriptible. Estoy escondido, sin moverme, hasta que noto cómo se confía. Entonces muevo suavemente el equipo hasta enfocar. Después hay que esperar el momento del ataque y tener la suerte de cara.

La urraca nos visita en otoño. Anda en busca de alimento tanto en el suelo como en algunos frutales como la higuera. Es un ave muy esquiva, siempre vigilante, por lo menos en nuestra zona.

¡No se si es un colibrí o una curruca!
Las currucas capirotadas (Sylvia atricapilla) muestran una gran habilidad y control del vuelo. Son capaces de picotear la zona de higo que encuentran más sabrosa revoloteando inmóviloes en el aire.
También he observado que atrapan insectos que están posados en los higos con la misma técnica.

Observaciones del mes: noviembre 2015

El Zorzal Alirrojo (Turdus iliacus) nos visita en noviembre, procedente de Escandinavia y Europa Central, para pasar el invierno en la Península ibérica. Se trata de un zorzal de tamaño menor que el autóctono (Zorzal común), y fácilmente reconocible por la ceja blanca sobre los ojos así como el color rojizo de sus flancos. El individuo de la fotografía se encontraba aislado del resto de la bandada, por lo cual emitía el típico reclamo de esta especie, un "uic" muy agudo, para intentar restablecer el contacto.
Regresan a las zonas de anidada en el mes de marzo.
Entre su alimentación, destacan los invertebrados que encuentra en el suelo e incluso levantando alguna piedrecilla (moluscos, anélidos, insectos, crustáceos, miriápodos, etc.), además de todo tipo de frutos y bayas otoñales.
Los vuelos migratorios los realizan por la noche.

El arcentor común se ha dejado ver estos días por nuestro vergel. Es un ave bastante esquiva, que se alimenta en el suelo, cerca siempre de matorrales que le protejan. Es un ave solitaria, que se alimenta de invertebrados de suelo y semillas de adventíceas en otoño e invierno, por lo que colabora en su control. Esta labor no es desdeñable, ya que se ha comprobado que se alimenta de las semillas de  hierbas, algunas verdaderas plagas de nuestros huertos, como por ejemplo: Rumex, Polygonum, Lamium, Ranunculus, Stellaria, Geranium y Plantago. Permanece todo el año con nosotros.

No le encuentro la explicación, pero hoy parece que todas las currucas capirotadas del vergel se han puesto de acuerdo para acudir a alimentarse de los frutillos del espino blanco. No han visitado apenas la higuera, como hasta ayer. Quizá esté relacionado con la gran cantidad de lluvia que ha caido. ¿Ablandará los frutilos del espino? ¿Aguar´ña los higos y ya no les atraen tanto?

Un ejemplar de gavilán (Accipiter nisus) ha estado rondando nuestro vergel. Es un ave sublime, con unos ojos impresionantes, que parece se van a salir de sus órbitas. Su peso es ínfimo. Sus uñas son espectaculares, muy afiladas, como alfileres. Su plumaje es precioso. Este es un ejemplar macho adulto. Los ojos de los machos adultos son rojos o anaranjados. Los de las hembras adultas son amarillos.

Bandadas de jilgueros andan por las huertas no cuidadas alimentándose de las semillas de las adventíceas como los cardos. Parece como si quisieran recordarnos que mejor nos iría para la cosecha próxima no dejar que maduren sus semillas. esto no quiere decir que no dediquemos un espacio para ellas en el vergel. Pero este espacio ha de estar distante de los bancales de cultivo, para que las adventíceas no nos invadan.

Menuda sorpresa nos hemos llevado al descubrir un ejemplar de garza real en nuestras campas en busca de alimento. Esto es una prueba de que no sólo se encuentran en zonas cercanas al agua.

El milano real vuelve a estar entre nosotros de manera habitual. Es un ave con un control del vuelo fascinante. Se le puede ver sin apenas batir las alas, planeando sobre nuestras campas y bosques.Entre nosotros se encuentra durante todo el año, pero es en invierno cuando es más habitual debido a la presencia de ejemplares procedentes del norte de Europa.

Le gusta frecuentar la carroña aunque también caza aves hasta del tamaño de arrendajos y palomas torcaces, mamíferos como ratas  y crías de conejo, lombrices e insectos.

Observaciones del mes: octubre 2015

Los mirlos comunes están muy activos estos días, visitando nuestros frutales (higueras, manzanos) y también los espinos blancos, de cuyos frutos se alimentan también.

Los picogordos (Coccothraustes cocothraustes) están otra vez con nosotros. Se ve que los frutos del arce (Acer campestre) son muy atractivos para ellos, aunque también les he visto alimentarse de los frutos del espino blanco (Crataegus monogyna). Es un ave muy vistosa, inconfundible por su gran pico y su cuerpo desproporcionado, con mucha cabeza y cola corta. El volar también es inconfundible, ya que llama la atención el blanco de su cola y alas. Se le suele ver mezclado con bandops de pinzón vulgar ya que comparten ciertos alimentos, como las anteriormente citadas semillas de arce.

El herrerillo común (Parus caeruleus) también se aprovecha de los frutillos del espino blanco, que ahora ya están maduros del todo. Poco después se ha ido a picotear unas peras y también unos higos. Hay que tenerles a gusto en el vergel para que en invierno limpien nuestros frutales de larvas de carpocapsa y otros enemigos que pasan el invierno en ellos.

Mientras esperaba a las ardillas, una pareja de paloma torcaz se ha posado en las ramas altas de un roble con bellotas expuestas y ¡han comenzado a comerse las bellotas! ¡Y enteras!
La fotografía es de mala calidad, ya que había muy poca luz y he tenido que disparar a 800 iso.
Pero para mí el documento vale la pena.

Por fin he sido capaz de sacar a una corneja negra cogiendo una nuez en condiciones. Son aves muy esquivas y recelosas. He comprobado que en esta época las nueces les atraen mucho. Vigilan hasta que no hay peligro y entonces cogen la nuez directamente desde el árbol. Se la llevan volando hasta un sitio tranquilo, la abren y se la comen. A veces también las entierran, para comerlas otro día, a modo de despensa. Pero muchas de las nueces enterradas se les olvidan y brotan nogales. Por ello juegan un papel importante en la dispersión de los árboles.

Los petirrojos andan en estos días muy beligerantes, defendiendo con vigor y cantos sus pequeños territorios. Muestran un plumaje muy vivo, estrenando su reciente muda.

Los frutillos tan llamativos del espino de fuego (Pyracantha coccinea) son un buen atrayente para las avecillas de nuestro vergel. Una de ellas es la curruca capirotada (Sylvia atricapilla), como da fe esta instantánea de esta hembra en el momento de ingerir uno de esos frutos.

Además de decorativo, el espino de fuego es un atrayente de aves insectívoras.

Observaciones del mes: julio 2015

Sabemos que el azor (Accipiter gentilis) está presente en Galdames. Es un ave muy ligada a los bosques, por lo que es muy poco frecuente avistarle. Pero los ejemplares jóvenes sobre todo, suelen salir a los claros y coger altura dando breves planeos. Es el caso del ejemplar de la fotografía. Las golondrinas adultas al detectarlo se han avalanzado sobre él hasta echarlo de la zona de alimentación de sus crías.

En estos días de julio las golondrinas (Hirundo rustica) alimentan a sus crías fuera del nido. Pueden hacerlo cuando están posadas en un cable o pueden hacerlo en vuelo. En ambos casos su habilidad en el vuelo es increible.
 

El zarcero políglota o común (Hippolais polyglotta) es un pájaro estival en nuestra zona, llegando a finales de abril y marchando a finales de agosto. Viene hasta nuestro territorio para criar, invernando en el Africa Tropical, en las selvas de Gambia y centro Africa. En nuestro territorio se alimenta de gran variedad de insectos que captura entre los matorrales y arbustos en los que se mueve, por lo que es un gran aliado de nuestros huertos. Es fácil confundirle con un mosquitero, pero su conducta es más tranquila, además de su distintivo canto.

Observaciones del mes: mayo 2015

Fotografía lejana que en un principio nos parecía la típica persecución de corneja negra sobre ratonero común. Pero vista con detalle, creemos que se trata de un ejemplar de halcón abejero (Pernis apivorus). Su aleteo era más ágil y rápido que el de el ratonero y sus quiebros para evitar el hostigamiento de la corneja, más recortados.

Las luchas aéreas entre las cornejas negras y los ratoneros comunes son un espectáculo diario en estos días de mayo. El hostigamiento de las cornejas es impresionante, persiguiendo a los ratoneros en todo momento, incluso cuando éstos llevan una captura entre sus garras.

Tras abandonar el nido, las crías de colirrojo tizón siguen siendo cebadas por ambos progenitores. Pueden volar pero no al 100 %. Tienen las alas y la cola cortas, aunque son capaces de seguir a los padres y esperarles en sitios protegidos. A veces son presa fácil de gavilanes mientras esperan descuidados a la ceba, como bien hemos podido comprobar esta temporada. Larvas de coleópteros, dípteros y lepidópteros, además de dípteros e himenópteros adultos, son las presas habituales con las que alimentan a sus pollos.

Otra sorpresa más, por lo menos para nosotros. Jilguero adulto alimentándose de hojas de plantas herbáceas sin determinar.

Adulto de jilguero alimentando a su cría fuera del nido. Cuando las crías pueden volar, acompañan a los adultos durante varios días y son alimentados por ellos. Se puede observar en la fotografía, que se trata de semillas, posiblemente de gramíneas o compuestas, pero que todavía no están totalmente maduras.

Aprovechando la floración abundante de los espinos blancos, los gorriones comunes como el macho de la fotografía acuden a alimentarse de los pétalos de sus flores. Otra especie que cada día que pasa nos demuestra la amplitud de su dieta. También le hemos observado atrapando moscas en pleno vuelo o sírfidos en el suelo.

Los colirrojos tizones andan en estos días muy atareados alimentando a sus crías, como muchas otras avecillas de nuestro vergel. Nos ha llamado mucho la atención el observar la gran cantidad de larvas de típulas (Tipulidae) que son capaces de atrapar en una zona no muy amplia de terreno, y la facilidad con la que lo hacen. Además de estas larvas, también les hemos visto con larvas de gusanos del alambre (Agriotes sp.) que pueden causar daños importantes en las raíces de muchos cultivos, mariposas adultas, etc.

Por ello juegan un papel importante en nuestro entorno.

También los mirlos comunes atrapan gran cantidad de típulas en nuestro vergel. Además, tal y como hemos comentado en otras ocasiones, los movimientos previos que realizan para atrapar a sus presas nos hacen pensar en que emplean su sentido del oido para localizar a sus presas bajo tierra.

También el petirrojo se suma al festín de larvas de típulas que parece se están dando las aves insectívoras más habituales de nuestro entorno. ¿Cuantas larvas de estos insectos habrá por metro cuadrado? ¿Cuántas larvas serán consumidas en total cada día?. Lo que parece claro es su abundancia y su importancia en la alimentación de las crías de estas aves.

Ratonero común con un enánago entre sus garras. Este ave de presa tiene un amplio abanico de presas potenciales. Le hemos observado atrapando desde lombrices de tierra hasta ratas de tamaño considerable. Sus hábitos alimentíceos le permiten ser abundante en nuestra zona.

Ejemplar de Cuco hembra. Ave fácil de escuchar pero difícil de ver. Es de las primeras aves migratorias en llegar a nuestro territorio, pudiendo escucharle desde finales de abril.

Su alimentación se basa fundamentalmente en larvas de mariposas, por lo que cumple un importante papel en el control de especies defoliadoras.

Conocida es también su costumbre de poner sus huevos en nidos de otras aves, generalmente mucho más pequeñas que él. Es por ello que también es de los primeros en abandonar nuestro territorio a mediados del verano.

Observaciones del mes: marzo 2015

Las currucas capirotadas andan estos últimos días de marzo visitando los frutos ya maduros de la hiedra canaria (Hedera canariensis). Dado su pequeño tamaño, a menudo no tienen suficiente fuerza para arrancar cada frutillo y tragarlo, por lo que se las ve picotear la zona carnosa hasta que generalmente cae al suelo donde acaban comiéndola. El ejemplar de la fotografía a tenido suerte de atrapar un fruto entero y le hemos pillado a punto de tragárselo entero.

 

También hemos podido observar que una hembra tiene apropiada la zona de las hiedras, y está contínuamente defendiéndola cuando se aproximan otros ejemplares machos y hembras.

El zorzal común se alimenta de lombrices de tierra y larvas de insectos (sobre todo de escarabajos), larvas de mariposas, pequeñas babosas y otros invertebrados durante el invierno y primavera. Cuando los frutos abundan, también se alimenta de ellos, sobre todo los que encuentra caídos. Sólo cuando el alimento escasea caza caracoles, cuyas conchas rompe en piedras determinadas, golpeandolos hasta llegar a sus cuerpos blandos.

En marzo estamos de suerte. Se trata de una nueva cita en nuestro vergel. Es la curruca zarcera, que seguro que lleva con nosotros mucho tiempo, pero dada su conducta esquiva y su plumaje poco llamativo no la habíamos visto. Normalmente andan entre zarzas, por lo que es raro encontrarlas como al ejemplar de la fotografía, en busca de pequeños invertebrados en el suelo al descubierto.

Por primera vez en nuestro vergel hemos observado la presencia de un ejemplar aislado de pinzón real en esta primera semana de marzo. Se trata de una hembra y ha estado alimentándose de semillas (entre ellas las de arce) acompañando a los picogordos. Quizá se trate de ejemplares que están ya efectuando la migración a sus zonas de cría, al norte de Europa, ya que este ave sólo nos visita en invierno.

Seguimos disfrutando de la presencia del picogordo en nuestrovergel. Ya no se trata de un individuo aislado sino de una bandada de unos 10 -12 ejemplares. Observamos que si detectan alimento en abundancia, día tras día vuelven al mismo sitio. En este caso han encontrado una gran reserva de semillas de arce debajo de dos hermosos ejemplares situados en nuestro vergel.

Observaciones del mes: febrero 2015

Durante estos últimos días de Febrero los camachuelos están comiendo las yemas de los fresnos las cuales a mis ojos no presentan signos de empezar a moverse. ¿Cómo las detectan ellos?. El caso es que en el interior de estas yemas ya están las flores totalmente formadas. Los camachuelos acuden para alimentarse de ellas tal y como se puede apreciar en la fotografía.

Parece como si las avecillas de nuestro vergel hubieran estado esperando los primeros días sin lluvia para salir en busca de sus alimentos. En este caso se trata de un agateador común  (Certhia brachydactyla) trepando entre las hiedras que cubren un fresno.

Es poco frecuente captar esta imagen. Un herrerillo común (Parus caeruleus) descansando un ratito. Son aves extremádamente movidas durante todo el día, en busca de insectos, líquenes, yemas, etc. entre los árboles de nuestro vergel.

Observo a hembras de pinzón común alimentándose de musgo, a pesar de acudir a comer avellanas al comedero. El tiempo es muy malo durante todo febrero, lluvia, frío nieve y viento, pero no creo que sea debido a falta de otros alimentos.

Observo al gorrión común alimentándose de hojas verdes de cardo, a pesar de tener cerca el comedero con avellanas, al cual no les he visto acudir. A pesar de que está haciendo un tiempo duro, no creo que sea por falta de alimento. Pienso que los vegetales frescos forman parte de su dieta habitual.

El picogordo sigue a gusto en nuestro vergel. Se muestra muy activo y visible, aunque siempre precavido. Antes de bajar al suelo a comer semillas, se asegura durante un buen rato desde una rama a cierta altura de que no hay peligro, como el ejemplar de la fotografía.

El verderón (Carduelis chloris) está presente en nuestro vergel pero no es usual verlo. Las hembras (como el ejemplar de la fotografía) muestran un aspecto similar a una hembra de pinzón común, aunque las manchas amarillas de las alas , su mayor tamaño y la ceja amarillenta son los rasgos que sirven para identificarlo. Son aves principalmente granívoras, alimentándose en el suelo de semillas, granos, etc. que son triturados sin problema gracias a su potente pico.

Al cabo de un rato de alimentarse en el suelo toda la bandada se retira a unos árboles altos cercanos para descansar y arreglarse el plumaje. En estos momentos el canto de todos los ejemplares al unísono es ensordecedor, interrumpido brúscamente de vez en cuando al percatarse de cualquier peligro.

Mientras el grueso de la bandada se alimenta en el suelo, varios ejemplares situados en lo alto de arbustos cercanos informan al resto de los posibles peligros. Cuando todo está tranquilo emiten un continuo gorgojeo no muy sonoro.

Detalle del potente y afilado pico del estornino pinto.

Cuando la nieve se derrite de nuestras campas, multitud de estorninos pintos acuden a ellas para alimentarse de animalillos del suelo. Su labor es muy interesante ya que son muy eficaces buscando larvas de insectos, gusanos y lombrices que se encuentren en el suelo. En la fotografía se aprecia la técnica de búsqueda de los animalillos del suelo. Tienen los músculos que abren el pico muy desarrollados, lo que les permite abrirlo bajo tierra y lograr atrapar con más facilidad los animalillos que en él habitan.

Todavía en estos días de mediados de febrero están presentes en nuestro vergel los zorzales alirrojos. Rebuscan entre el acolchado de nuestros frutales en busca de pequeños animalillos, sobre todo lombrices de tierra. Tienen que acopiar fuerzas ya que pronto emprenderán el viaje de regreso a sus lugares de cría, en Escandinavia y Europa Central. Este viaje lo hacen volando de noche.

El carbonero común (Parus major) siempre sujeta con sus patas las semillas o frutillos de los que se alimenta (el grano de maíz en este caso), para picotearlos y comerlos. A veces lo hace en el propio suelo o a veces se va a una ramita para hacerlo sobre ella. El petirrojo tiene que buscar un grano del tamaño adecuado para ingerirlo directamente. El pinzón común tritura el grano con su pico hasta hacerlo adecuado en tamaño para poder ingerirlo. Son las distintas formas de alimentarse de aves con diferentes formas de pico.

El petirrojo ha encontrado un trocito de maíz de su medida. Como no posee un pico ni triturador ni picoteador, su única opción es tragar. Pero para ello ha de seleccionar de entre la comida disponible la porción adecuada.

En esta fotografía se puede observar como el macho de pinzón vulgar (Fringilla coelebs) puede con un trozo grande de maíz, ya que con su fuerte pico lo va triturando hasta que puede ingerir los trocitos.

Con la nieve, los pajarillos como el pinzón común necesitan encontrar alimento. Nosotros no somos partidarios de alimentarlos instalando comederos, pero lo que sí hacemos es tener en nuestro vergel árboles y arbustos perennes, bajo los cuales la nieve no cubre el suelo. De esta forma, se crean pequeños "oasis" para que estas aves puedan buscar su sustento.

Observaciones del mes: enero 2015

De nuevo el picogordo que viene estos días a alimentarse de semillas de Acer campestre. Comparte alimento con los pinzones, pero si se acercan demasiado les hace amagos indicativos de supremacía.
Me sorprende la cola tan corta que tiene. Siempre viene un ejemplar aislado. Informándonos sobre esta especie leemos que en otoño es capaz de abrir los huesos de las cerezas que encuentra por el suelo con su fuerte pico, para alimentarse de las semillas. También se alimenta de insectos en primavera, como el escarabajo de San Juan, lo cual viene muy bien para los frutales en flor, ya que este escarabajo acostumbra a alimentarse de sus flores.

Observamos al picogordo comiendo semillas de fresno, bajo un árbol de esta especie. Su canto recuerda al del petirrojo pero es más silbante "chist". Es un ave presente durante todo el año en nuestros vergeles, pero muy poco abundante. Además sus costumbres son muy poco llamativas, por lo que verle es siempre difícil.

Se empiezan a oir los alegres cantos del chochín en estos días de la segunda se,mana de enero. ¿Será normal o será por el sol que nos está acompañando desde inicio de año?

Hemos observado a un ejemplar de camachuelo comiendo unas moras muy pasadas en enero. Es importante mantener zonas "poco cuidadas" en nuestros vergeles, con vegetación natural, para favorecer la vida de todas las especies que nos rodean.

El trepador azul se deja ver muy poco, aunque su presencia se intuye gracias al sonido de su inconfundible reclamo. Fotografiar a este ave en estado salvaje y sin comederos artificiales es bastante complicado, primero por la velocidad de sus movimientos de arriba abajo por los troncos y ramas de los árboles, y luego por la poca luz que suele haber en esos hábitats. En esta ocasión se ha detenido un instante como queriendo calentarse en esta fría mañana y le hemos pillado. Desde que estamos usando el duplicador nikon tc 16 a modificado, con nuestro objetivo nikkor 400 3,5 ais, el cual es de enfoque manual, tenemos una capacidad reducida de autoenfoque. Reducida pero vital cuando tienes un par de segundos para lograr foco correcto. Si queréis más información sobre cómo funciona el nikon tc 16 a modificado, preguntarnos sin problemas.

Las currucas capirotadas (Silvia atricapilla) también se alimentan de los frutos de la hiedra común. Esta planta trepadora ha tenido de siempre muy mala fama, achacándole que ahoga a los árboles o que favorece su caida con nieve o viento (debido a su denso follaje perenne). Pero cumple un papel vital, no sólo proporcionando alimento invernal a estas aves, sino que gracias a su floración tardía y a sus particulares flores, suponen un aporte de néctar imprescindible para la buena salud de nuestras abejas. En nuestro boletín digital de diciembre 2014 hay un artículo que profundiza en el conocimiento de la hiedra como flora auxiliar para nuestros huertos ecológicos.

Durante estos primeros días de enero los frutos de la hiedra común (Hedera helix) están ya maduros y suponen una fuente de alimento vital para muchas aves de nuestros campos. El mirlo común es un visitante habitual de la hiedra. Los frutos son tragados enteros. No son aptos para el consumo humano, ya que son tóxicos. Pero las aves se ponen moradas.

El fotografiar al ratonero común en vuelo cernido desde un posadero a 2m. de altura sobre el suelo para cazar, exige más de 1/400 de velocidad de obturación. Esta fotografía, tomada a esa velocidad, a quedado movida. Por ello las cámaras modernas, que ofrecen buenos resultados a isos altos, (800-1600) dan ventaja sobre modelos más antiguos, donde pasar de iso 200 es una temeridad.

Para lograr fotografiar a estas aves en plena naturaleza, sin usar posaderos ni ofrecerles comida y además que tienen una vista prodigiosa, nosotros hacemos lo siguiente:

  • Primero es necesario conocer sus costumbres diarias, que en el caso del ratonero son muy constantes. Suele estar a las mismas horas en los mismos posaderos cada día.
  • Esconderse muy bien unas dos horas antes de su hora habitual para ese posadero. Elegir un día con buena luz es vital, sobre todo si tenemos que usar iso bajo (200 como máximo)
  • El lugar para esconderse ha de tener el sol a nuestras espaldas y le debe dar de frente al ave a fotografiar.
  • Una vez el ave se ha posado, pasará unos minutos asegurándose de que no hay ningún peligro. Durante esos momentos es fundamental no moverse NADA.
  • Cuando esté concentrado en localizar a la presa, moveremos la cámara pra encuadrar, enfocar y disparar.

Si queréis más información, estamos a vuestra disposición.

El pito real es un ave recelosa, que se alimenta muy a menudo en el suelo, de hormigas.

Para fotografiar a esta hembra hemos permanecido ocultos tras un tejo unas dos horas. Hemos observado que están acostumbrados a los ruidos de los humanos (coches, voces), pero el más leve movimiento al alcance de su vista le hace huir.

El cubrir el teleobjetivo con una funda de camuflaje, que en principio me parecía hasta ridículo, he comprobado que funciona realmente.

Los pinzones vulgares se alimentan de los frutos del Acer campestre. Cojen los que ven en el suelo, comprueban que tienen semilla y lo abren con movimientos de presión con el pico.

Efectivamente, hoy he podido comprobar que los gorriones, al igual que los camachuelos, comen las yemas del espino blanco, como se aprecia en esta serie de fotografías. Los camachuelos yo creo que vienen más tarde, cuando las yemas se empiezan a elongar.

El carbonero común se alimenta también de las semillas del arce. Coje una del suelo, se la lleva a una ramita, la sujeta con sus dos patas y picotea la zona que tiene la semilla.
Ha estado un buen rato subiendo y bajando a por varias semillas.

Observaciones del mes: diciembre 2014

Esta corneja ha atrapado un grillo. Para posarse en la campa, primero se posan en árboles cercanos. Actúan tres o cuatro ejemplares (por lo menos en este caso). Se lanzan llamadas en distintos tonos, como si se comunicaran entre sí el estado de la campa, si hay peligros, etc. Pasado un rato, vuelan hacia ella. Generalmente un individuo se queda en algún árbol cercano vigilante, y ante cualquier peligro lanza una voz de alarma que espanta a las que estaban en la campa.

Ejemplar de arrendajo (Garrulus glandarius) pelando una bellota de encina que ha cogido del propio árbol. He podido apreciar que le quita la cáscara y se come el interior. Para ello se situa en una rama de un fresno contiguo a la encina, sujeta la bellota con sus garras y quita la cáscara con paciencia.

 

 

 

El pito real, presente todo el año en nuestra zona, se muestra en estos meses buscando alimento en las campas, no sólo en los árboles. Se trata de un ave muy asustadiza recelosa que huye a la mínima señal de nuestra presencia.

 

 

 

La bisbita común está presente en nuestras campas en invierno. Se alimenta de larvas de insectos que encuentra por el suelo, por lo que es un ave muy beneficiosa para nuestros vergeles.

A primeros de diciembre observamos pequeños bandos (6-8 individuos) de zorzal alirrojo (Turdus iliacus) alimentándose de pequeños invertebrados entre el acolchado de nuestras parras. Este avecilla es un visitante invernal, procedente de su área de cría, situada en el Norte de europa.

Las pequeñas y activas currucas capirotadas (Sylvia atricapilla) se hacen más visibles en esta época, aunque son residentes durante todo el año en nuestra zona. Son aves insectívoras principalmente, contribuyendo en gran medida al control de plagas en nuestros vergeles, pero cuando los insectos escasean su dieta se vuelve más vegetariana. Así es conveniente dejar unos frutos sin recolectar en nuestros frutales (manzanos, higueras y kakis principalmente) para tener cerca a estos pequeños pero eficaces ayudantes.

Los herrerillos comunes (Parus caeruleus) también se alimentan de nuestros últimos kakis. Pero además también repasan las cortezas de nuestros frutales comiendo líquenes y pequeños invertebrados que pueden refugiarse entre ellas.

Ejemplares aislados de urraca (Pica pica) nos han empezado a visitar este otoño. Hasta ahora no habíamos observado a este ave por nuestro vergel. Se dedica a cazar pequeños animalillos presentes bajo el acolchado de alguno de nuestros frutales y también anda por las campas donde pastan las ovejas.

Galería

En esta galería de fotografías aparecen imágenes de las aves que estamos observando en Galdames (Bizkaia). Cada nueva observación se irá añadiendo a la galería, por lo que la página está en contínua evolución.

 

Así mismo en algunas de las fotos si se hace "click" sobre ella obtendremos información detallada de la especie en concreto. Esta información estará basada en nuestras observaciones y no en información genérica sobre la especie la cual es abundante en otras webs.

 

Con todo ello se pretende aportar nuevos conocimientos de cada especie.

 

Esperamos que sea de vuestro agrado y utilidad.

 

 

NUEVOS VIDEOS! BIDEO BERRIAK !!
¡NOVEDADES! TODO SOBRE LA AVISPA ASIÁTICA.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Ion Y Roberto Colino SC , Areitz Soroa